Día del padre: 16 de junio, 2013.


SOY CEMENTERO, papá está FELIZ.

¡Feliz día, gruñón!


     El montón de cunas transparentes con su etiqueta rosa o celeste identificando el sexo, se agrupaban de a cuatro por fila enfrente de la sala de espera. Estaban ocupadas casi todas. Octavio percibía quien era Carlitos más por corazonada que por conocimiento.

No pudo llegar al nacimiento de su primer hijo por esas cosas que vaya uno a saber tiene la vida. Pequeñas e insignificantes coincidencias en el camino desde que salió corriendo del trabajo se lo impidieron y, por más que maldijo a cada una de ellas y que casi agarra a golpes a un pobre empleado del hospital, no lo dejaron pasar. Se había desencadenado rápido el trabajo de parto y, a pesar que llegó transpirado al hospital, no pudo presenciar el milagro del amor.

Preguntó por Esther y supo que estaba bien. Lo dejó tranquilo eso, entonces se acomodó delante del gran cristal y esperó impaciente a que abrieran la cortina.

Cuando la abrieron, él intuyó que la tercera cuna de la derecha en la primera fila hacia el vidrio, ese era Carlitos.

La enfermera, al percatarse de Octavio que tenía la cabeza apretada contra el cristal le hizo un gesto que aguardara.

Octavio no le prestó atención. No podía distraer la mirada de ese bebé inquieto.

   
-- ¿Cómo explicarte? ¿Cómo encontrar las palabras adecuadas? ¿Cómo evitar caer en lo trillado? ¿Cómo explicarte un sentimiento? ¿Cómo hacértelo carne? ¿Cómo evitar que me roben tu corazón? ¿Cómo saber si me estás escuchando...?

Octavio se hacía todas estas preguntas detrás del vidrio tibio, tan cerca que su nariz provocaba nubes con la respiración.

   -- Ya sé. Voy a decírtelo de a poco para que lo digieras. No apuraré las cosas y dejaré que mansamente me puedas entender. Estoy seguro que esto que te traje hoy servirá de gran comienzo.

Carlitos dormía con sus brazos hacia arriba. Cada tanto meneaba su cabeza y pateaba levemente hacia los costados.

   -- Si sale derecho el segundo nombre va a ser Ignacio[Flores] y si sale zurdo Javier
[Sánchez Galindo], aunque con las manos así... mmm... Miguel[1] y listo. O mejor ninguno, para no terminar escogiendo uno sobre los otros dos.
Total, ya lleva el del Más Grande[27].

Imaginaba situaciones como ésta cuando vio que dos brazos se apoderaban de Carlitos. De una manera magistral, la enfermera lo trajo hacia él y ya no quedaron dudas.

Al acercarse al vidrio y colocarlo casi en forma vertical frente a su padre, los ojos del niño se abrieron. El corazón de Octavio se paró cuando esos ojos cafés lo miraron. Maldijo no poder detener la humedad de sus ojos. Se los refregó una y otra vez para ver mejor.

No pudo emitir palabra alguna. Se le escuchó apenas decir "Te quiero"...

Unos brazos le rodearon la espalda. Era su madre, la nueva abuela, quien le apoyó la cabeza en su hombro.

   -- ¿Vio má? ¡Parece que heredó los ojos del jefe!--  Dijo Octavio, apretando una pequeña camisetita de Cruz Azul en su mano derecha, que estuvo apoyada en el cristal todo el tiempo a la altura de su cara, y un ramo de rosas blancas con hortensias azules en la izquierda.

Ella solo atinó a decir:

   -- ¿Sabes? Tú eras igualito...

Se le acercó al oído y le murmuró: --"...a veces los hijos se nos parecen, así nos dan la primera satisfacción..."

Fue entonces que se sintió reconciliado con la vida y descanso como hace mucho, desde la temporada 79-80, no lo hacía. 



**** ****
     Gracias al mundo SOY de CRUZ AZUL, a veces creo que nací para SER de LA MÁQUINA.

Ese montón de recuerdos de las primeras idas al estadio, esa foto con el jugador que te volvía loco, esos deditos aferrados a la tibia y segura mano de papá en medio de las multitudes en los túneles y tribunas.

Sentado en los hombros del viejo,
el viejo CEMENTERO A MUERTE seguro también, que al verte gritar lo mismo que él era el tipo más feliz del mundo. Porque sabía que tú NUNCA te ibas arrepentir SER de CRUZ AZUL.

Y hoy, más de 25 años después, no paras de agradecerle por haberte aguantado en sus hombros y haberte heredado su mayor tesoro... SER CEMENTERO.


¡Feliz día, gruñón!

... Yo, llevo a tu Máquina en mi corazón.
Gracias por todo.

 {+} ...Enamorados de CRUZ AZUL


Ir al Sitio de Cruz Azul

Photobucket


Nuestro Telón

Photobucket


Alentemos a nuestra
Cantera

Photobucket


Versando Sentimientos
Versando a Cruz Azul

Photobucket


Palabras Inmortales

Photobucket


Calendario
Apertura 2018

Photobucket


Síguenos en Twitter




Síguenos en Instagram

Instagram


Síguenos en Facebook


 

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=