Una historia entre mil pasiones.

Yo te quiero más de lo que puedo escribir.
Siempre. 
 
"Yo por mi parte la quería a ella más que a nadie, con un amor ilimitado.
Si ella no me correspondía en la misma medida, ¿qué me importa, qué carajos?
El amor es así: desbalanceado, desajustado, desequilibrado".

Fragmento de "El desbarrancadero" de Fernando Vallejo.


Definir a Cruz Azul como mágico es un término que se utiliza muy seguido en estos tiempos, claro, según como se lo mire, como lo sienta cada fiel y apasionado seguidor. Yo, de mi parte, lo llamo así desde el día que te conocí, o mejor dicho, desde el día en que hizo que me enamorara de ti.

Y hablo de conocimiento porque fue ese momento, afuerita del centro comercial de Cd. Cooperativa, a unos metros del estadio 10 de Diciembre, jugando como niños a las “carreritas” con los mismos carritos de compras, cuando entendí que mis días ya no serían los mismos, para bien o para mal, pero ya nada volvió a ser igual.

Es cuando miro el calendario y no puedo creer que ya son más de 3 años que estoy atorado, más de 3 años enteros de pensarte, de soñarte, de preocuparme, de poder morir por ti en el instante que me lo pidas sin pensarlo, sin titubear, sin dudas, ahí nomás me aviento, sin nada… y todo en silencio.

Te digo más, por si no lo recuerdas: Jueves 24 de Marzo, 2011. Tarde soleada en Cd. Cooperativa. Un día laboral que, ante la pausa del torneo por alguna fecha Fifa se jugaba un partido amistoso entre Cruz Azul y Cruz Azul Hgo. Y como pretextos a esta gente nunca le han faltado para seguir al equipo, nos fuimos como siempre, varios. No tiene importancia si en esa ocasión ibas en compañía de otras personas o no, el tiempo pone a cada quien en su lugar, además, ni yo mismo sabía lo que me esperaba desde ese día hasta hoy en que escribo. Y no importa lo primero que pensé al verte. O sí, pero no es el momento. Tal vez haya oportunidad, alguna vez, de decírtelo. Depende.

Pero como esta historia no se trata ni de mi ni de ti, ni de las posibilidades que tengo de que esto se vuelva un poco más real de lo que ya es… más bien, como dice la imagen del encabezado… “Que tus sueños sean más grandes que tus miedos”. Mi sueño que eres tú, mi miedo a no poder ser de ti. Mi sueño que cobra vida con tu nombre, mi miedo a que el mío termine siendo nada.

Entonces al final, todo se trata de contarte mis sueños, siempre son sueños, desde hace tanto que ya no recuerdo el último día en que no te pensé, imaginando despierto universos enteros junto a ti.

Llevo 493 palabras escritas y no puedo empezar esta historia. Supongo que empieza con cualquiera de esas muchas miradas cruzadas. Sí… sabes de cuales te hablo, de esas tantas en que nos hemos encontrado tú y yo mirándonos a los ojos, en cualquier reunión festejando resultados, después de terminado el partido o antes de entrar al estadio. Nosotros conversando con todos de cualquier cosa; sientes una mirada sobre ti, volteas y me sorprendes viéndote. Para la próxima se cambian los papeles; yo volteo hacia ti y te veo mirándome… entonces asustados, nerviosos o qué sé yo, cualquiera de los dos cambiamos rápidamente la dirección de nuestros ojos haciendo más obvio lo anterior.

Pero con todo y eso, no te miento, cada vez que sucede o sucedía, porque últimamente, no sé, creo que ya no tanto, o será impresión mía, trato de restarle importancia convenciéndome que cualquiera, mientras conversa con otro, pasea su vista por el entorno sin que por ello tenga especial interés en algo o alguien de ese entorno. ¿No es una reacción natural –me digo también- que uno, al sentirse observado, observe a su vez a quien lo está mirando? Con esos razonamientos siempre me obligo a no abrigar falsas esperanzas con respecto a esas miradas. Suficientes dolores y desengaños trae la vida por sí solasuelo decirme- como para que uno por atolondrado, cargue a sus espaldas desilusiones que podrían ser mortales.

En eso estoy cuando se vuelven a repetir, así de la nada, esos encuentros fugaces de miradas y todo vuelve a empezar… Yo juntando en silencio fuerzas para ser capaz de sostener la próxima mirada de tus ojos. No me importa, o más bien intuyo que no puede importarme el color subido de tono que seguramente estará tomando mi rostro…

Y aquí arranca este sueño, uno de tantos y con él esta historia: …Con el corazón galopándome en la garganta te veo sostener mi mirada un largo instante (2 milésimas de segundo más que las otras veces)  Te vi mirarme con fijeza y ese modo tan tuyo que desbarata mis intenciones, mientras yo me incineraba en tus ojos. Yo buscando en mi interior algún despojo de resignación o de valentía, tratando de detener el terremoto de mis tripas.

Por supuesto que a esta altura ya no quepo en mí de la ansiedad. No pasan ni 5 minutos y entonces vuelve a ocurrir, ahora eres tú la que me sorprende mirándote y yo que no puedo aguantarme más…

Fue cuando me miraste con una sonrisa (no como la que pusiste en la cancha de Cancún, sino más bien) rara y de labios apretados, me supe incapaz de sobrevivir al cataclismo de seguir viviendo callado y acabar perdiéndote tarde o temprano. Fue ahí, junto a un dolor súbito en el estómago, que tuve la certeza de que iba a decírtelo, de que las cosas habían dejado de importar.

Tomé tu mano, intuiste que iba a lanzarme por el camino sin retorno de las verdades contenidas y yo, turbado por la vergüenza, los nervios y la timidez pero inmune a la cobardía, te digo que TE AMO. Te lo digo sin atenuantes y sin molestarme en escoger las palabras adecuadas. Te lo digo casi con reclamo, casi como si tú tuvieses la culpa.

Bueno, -me digo- alguna culpa tendrías tú por este amor que a mí hace tanto me quema las entrañas.

Tú me miras como incrédula con tus ojos muy abiertos. Las mejillas se te encendieron y los dos empezamos a temblar, cada quien por sus razones. Yo sé que no tengo más salida que seguir hasta el final, y por eso hablo hasta quedar sin fuerzas, hasta que la voz se me estrangula por la emoción y el miedo.

Te digo que me enamoré de ti desde aquel 24 de Marzo, aunque no me di cuenta en ese instante. Te digo que mis ojos te adoran desde el mismo instante en que estaba por empujar el carrito contigo dentro, a las afueras del Centro Comercial en Cd. Cooperativa.

Te cuento sobre el calvario paciente de mis cartas, textos y mensajes de amor contrabandeados a mis insomnios, hasta la sorda convicción de que jamás sería capaz de hacerte llegar uno solo de ellos.

Te hablo de la tortura de estos años de pensamientos inútiles, con los que me había convencido de que mi silencio, me pondría a salvo de tu sorpresa y tu rechazo.

Y el sueño sigue… Viéndote frente a mí, incrédula, te digo también que te hagas cargo de este amor. Que cual sea que fuera tu respuesta, si es que la tenías, hicieras algo, que me dieras a entender que para bien o para mal tú también estabas ahora, aunque sea solo en ese instante sumergida en este amor. Que al fin y al cabo eras tú, a tu modo y sin quererlo, la única responsable del porque estábamos los dos ahí.

Entonces hago una pausa, como si las fuerzas descomunales que me habían conducido hasta ahí estuviesen a punto de abandonarme. Resoplo varias veces, y con lo último de mi empuje te pido disculpas. Te digo que hasta último momento tenía decidido callarme, que había decidido no hablar.  

Pues seguro estaba que no…  que jamás podría vencer mis propios miedos, ¿Para qué traerte un problema más? ¿Para qué hacerte pasar un rato incómodo? Inmiscuirme de contrabando en tu existencia con todas las cosas con que tienes que lidiar, ¿pues quién carajos me creo?

Pero que al verte ahí, tan bonita como siempre, entendí que no podría dejarte ir, no podría resignarme al tiempo sin arriesgarme a saber qué podría haber sido, y tarde o temprano perderte para siempre por callarme todo lo que siento. De pasar el resto de mi vida en la penuria de carecer de ti, ajeno a tus humores, a tus gestos, a tus gustos, ajeno a tus tareas cotidianas, a tus navidades y a tus vacaciones, ajeno a tus cambios de peinado y a tus compras de ropa, ajeno a tu mirada y a tus besos.

Sueños vs Miedos… El miedo que sobreviene después termina por parecerme natural. Y aquí es cuando se nubla todo… Disculpas borrosas, un par de palabras amables, de nuevo una disculpa. Todo es muy confuso. No sé, no alcanzó a distinguir nada. O simplemente es que estás leyendo historias en las que no aparezco, mientras yo leo versos en los cuales TÚ ERES EL UNIVERSO ENTERO.

Para colmo, muchas veces, en las infinitas noches malgastadas en idear el modo de decírtelo, habría tratado de imaginarme a mí mismo en el instante después de haberlo hecho. Casi nunca logro hacerme a la idea. Hablarte me parece algo tan difícil, tan improbable, que el minuto siguiente a haberlo conseguido se me hace de otro mundo, un instante para ser vivido en otro planeta.

Y aquí es donde termina el sueño… Una vez que constato que sigo con vida, que no he muerto de vergüenza ni de pánico ni de desesperación, logro convencerme, al menos por un tiempo, de que confrontarte de una vez por todas sería un modo seguro de obligarme a perderte y olvidarte, ya sea para empezar desde cero contigo o sin ti, cualquiera de los casos.

----  ----
Y si algún día tengo un poco de la suerte que hasta ahora no he tenido y andas por aquí, y te llama la atención la imagen que alguna vez te mandé, y empiezas a leer por curiosidad y llegas hasta esta parte…

…A esta altura, seguro te dirás y preguntarás: --¿3 años? ¿tanto? No, imposible.” Bueno, las pruebas ahí están, los ojos no mienten, los ojos delatan las verdades del alma. Observa bien esas fotos del 24 de Marzo, no te engañes, alcanzarás a ver como me estaba empezando a entrar el amor por los ojos.  

Estoy seguro que si buscas, en una de las fotos de aquella vez jugando con los carritos, te encontrarás con mis ojos delatores, los descubrirás traicionándome por primera vez y para siempre, descubrirás mi mirada ya vencida por el poder de tu risa. Me verás contemplando por primera vez aquello que se me volvió obsesión, obsesión de poder ser el que haga posible que tengas mil momentos como ese: obsesión de verte feliz, segura, cómoda y divertida.

Haciendo hasta lo imposible para que te puedas ir a ver a TU CRUZ AZUL CAMPEÓN, para que nunca dejes de verlo, aunque sea en momentos tan desgraciados como el que nos tocó en el Azteca. Entrometiéndome en donde no me llaman o creyéndome no sé quién carajos para tratar de ayudarte en tus cosas, bah… Obsesión que he tratado de saciar de a poco, pero cada vez que lo intento, ésta cobra aún más fuerza y la necesidad de hacer más cosas por ti la vuelve algo de nunca acabar.

 
----  ----
 ¿Sabes? Van 3 años y cada sábado por la noche, al volver a casa del estadio me arrancan el corazón. La sensación de tener un hueco frío en el pecho me dura hasta la jornada siguiente, cuando nos saludamos me lo colocas de nuevo en su sitio, cruzamos apenas dos o tres palabras antes de tomar cada quien su camino hacia la tribuna. Amar a una mujer siempre es lo mismo. He quedado en suspenso. Lo espero todo y ya no espero nada.

Tengo que limitarme a admirarte y a querertea costa de cualquier futuro. Mejor termino aquí. Ya llegará el tiempo de mi derrota o de mi alegría. Ya llegará la hora. Pero ahora no existe. Ahora es tiempo de que se escuché el grito de las tribunas en la Colonia Nochebuena. Tu Máquina volviendo a saltar a la cancha contigo ahí, alentándola como siempre, y como siempre yo muriéndome de amor por ti.

Se podría estar nervioso por las temporadas que se nos vienen en el equipo después de una final como la última. Yo no. Estoy demasiado Enamorado de Cruz Azul y de Ti como para que me quepa cualquier otro sentimiento.


Te Quiero. SIEMPRE.
Más de lo que puedo escribir, perdón.

Mayo, 2013.



"Eso de mirar a una mujer adorándola a la distancia.
No sé. Supongo que, cuando no se pueden decir las cosas, las miradas se cargan de palabras".
El secreto de sus ojos. Eduardo Sacheri.

 {+} ...Enamorados de CRUZ AZUL


Ir al Sitio de Cruz Azul

Photobucket


Nuestro Telón

Photobucket


Alentemos a nuestra
Cantera

Photobucket


Versando Sentimientos
Versando a Cruz Azul

Photobucket


Palabras Inmortales

Photobucket


Calendario
Apertura 2018

Photobucket


Síguenos en Twitter




Síguenos en Instagram

Instagram


Síguenos en Facebook


 

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=